beyond-insite-logo
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Qué es el QAP
(Plan de Garantía de Calidad)?

El QAP permite acordar el contexto, el alcance y los retos de los servicios prestados, describiendo las disposiciones específicas para llevar a cabo el proyecto. El documento debe elaborarse con el acuerdo de la empresa ejecutora y el cliente.

Definición

El Plan de Aseguramiento de la Calidad (QAP) desempeña un papel fundamental en el sector de la construcción. Sirve de referencia para todas las medidas aplicadas en las obras por la empresa con vistas a completar el proyecto. De acuerdo con las expectativas del cliente, el QAP es un pilar central del sistema de gestión de calidad de las obras.

El proceso de elaboración del QAP incluye a menudo una fase de validación. Esta suele correr a cargo del propietario del proyecto o del propio cliente, que actúa como asistente del propietario del proyecto. Estas partes interesadas se aseguran de que el Plan de Aseguramiento de la Calidad cumple los requisitos del proyecto, garantizando así su buen desarrollo.

El QAP también puede incorporar elementos normalizados. Éstos proceden del sistema de calidad global de la empresa. Así se garantiza la coherencia de las prácticas y normas aplicadas en las distintas obras.

Paq - levée de réserve

¿Quién elabora el QAP?

Como habrá podido comprobar, el Plan de Aseguramiento de la Calidad es un documento fundamental en el sector de la construcción y las obras públicas. Garantiza el cumplimiento de las normas y las expectativas de los clientes, y es elaborado por el equipo de proyecto o el departamento de calidad de la empresa responsable de la ejecución del proyecto. En este proceso de redacción intervienen varias etapas, empezando por la identificación de los requisitos específicos del proyecto y las normas reglamentarias vigentes. A continuación, estos criterios se transforman en medidas y procedimientos concretos, en los que suelen participar expertos técnicos, especialistas en gestión de proyectos y profesionales de la calidad. Estas distintas partes interesadas colaboran para elaborar un documento completo que abarque todos los aspectos de la calidad, desde la planificación del proyecto hasta su ejecución. Una vez redactado, se somete a un proceso de validación y aprobación.

Esta función suele recaer en el director de proyecto, responsable de supervisar el buen funcionamiento de la obra, o en el propio cliente, a menudo representado por un director de proyecto adjunto. Esta validación garantiza que responde adecuadamente a las necesidades del proyecto y a los requisitos del cliente. En resumen, el proceso de redacción del QAP implica una estrecha colaboración entre varios actores y termina con una validación que garantiza la pertinencia y la calidad del documento antes de su aplicación en las obras.

La composición de este documento

Esta herramienta es fundamental para el sector de la construcción y las obras públicas. Comprende un conjunto de medidas, procedimientos y normas rigurosamente definidos. Estos elementos garantizan la calidad, la conformidad y la satisfacción de las expectativas del cliente a lo largo de todo el proyecto de construcción. Los componentes del QAP se formulan teniendo en cuenta las características específicas del proyecto, los requisitos técnicos y las normas de la empresa. Las distintas etapas, desde la planificación hasta la finalización, se describen detalladamente, abarcando procesos de control de calidad, pruebas, verificaciones y validaciones.

El objetivo es garantizar que el proyecto se ejecuta de forma fluida y eficaz, minimizando los riesgos y maximizando la calidad de los resultados finales. La redacción de esta herramienta también incorpora elementos normalizados del sistema global de calidad de la empresa, con el fin de armonizar las prácticas y optimizar la gestión de la calidad en todas las obras. De este modo, el QAP es mucho más que un simple documento: refleja el compromiso de la empresa con la excelencia operativa, la satisfacción del cliente y la finalización con éxito de cada proyecto de conformidad con las normas y requisitos específicos.

Conclusión

Al definir claramente las normas, medidas y procedimientos específicos de cada proyecto, el documento sirve de hoja de ruta para garantizar la calidad, el cumplimiento y el éxito de las obras. Evita errores costosos, minimiza riesgos y posibles litigios, al tiempo que mejora la eficacia operativa.

Además, esta herramienta de gestión de la calidad refleja el compromiso de la empresa con sus clientes y con el cumplimiento de las normas más estrictas del sector. Al armonizar las prácticas en todos los centros, el QAP contribuye a una gestión de la calidad más coherente y eficaz. En última instancia, invertir tiempo y recursos en la redacción y aplicación de un QAP genera beneficios duraderos: ejecución satisfactoria de los proyectos, clientes satisfechos y una reputación positiva en el sector.

Más información: Diferencia entre el QAP y el HSQAP

Es fundamental distinguir entre el Plan de Garantía de Calidad (QAP) y el Plan de Garantía de Calidad y Seguridad Sanitaria (HSQAP). Aunque ambos planes tienen por objeto garantizar la calidad y la conformidad de los proyectos de construcción, el HSQAP se centra específicamente en la integración de medidas de salud y seguridad en el proceso de construcción. Mientras que el QAP se centra en la calidad general del proyecto, garantizando el cumplimiento de las normas y las expectativas del cliente, el HSQAP va más allá al incorporar protocolos y procedimientos para minimizar los riesgos para la salud en las obras.

En términos sencillos, el HSQAP tiene en cuenta aspectos como la prevención de accidentes, la gestión de residuos tóxicos, la protección de los trabajadores contra los riesgos para la salud y muchos otros. Suele ajustarse a normativas específicas de salud y seguridad y tiene en cuenta los riesgos potenciales para la salud pública y el medio ambiente.

Compartir este artículo :